Euphyllias

SONY DSC

Las Euphyllias pertenecen a la familia Caryophyllidae y están clasificadas dentro de las especies de corales duros doniminados LPS (Large poplyps stony corals) o corales duros de pólipo largo. Pueden ser encontradas en estado salvaje desde el mar Rojo hasta Samoa.

La familia Caryophyllidae incluye otros géneros de corales duros como Ctalaphyllia,Pleogyra, Physogyra y Nemenzophyllia. Por su belleza y gran popularidad entre los aficionados el género Euphyllia destaca entre todas ellas.

Por lo general presentan un esqueleto coralino de forma ramificada a excepción de las especies E. ancora y E. divisa cuyos esqueletos asemejan más a la forma de una pared. El color más generalizado de sus pólipos es marrón, rosa y verde aunque ocasionalmente pueden presentar tonalidades azuladas e incluso rojizas.

Principales reglas de mantenimiento de las euphyllias

Las distintas especies de Euphyllia se encuentran generalmente en aguas profundas y turbias protegidas de grandes corrientes.

En cautividad, la corriente debe ser moderada ya que de otra forma dificultaríamos la extensión de los pólipos impidiendo que se alimente adecuadamente.

No requieren de luz intensa de forma directa por lo que conseguiremos los mejores resultados de desarrollo bajo una luz moderada principalmente a cargo de tubos fluorescentes T5. Bajo el espectro azulado de este tipo de iluminación se consiguen los mayores reflejos iridiscentes de tono metálico en los pólipos.

La luz directa de las lámparas de halogenuro metálico (HQI) no permite que estos animales presenten el mayor grado de estiramiento del pólipo ni la mejor coloración.

Los pólipos de las Euphyllias en su máximo desarrolo son de los más peligrosos que podemos encontrar en cautividad, siendo muy peligrosos para el resto de ejemplares mantenidos en el acuario incluso sin contacto directo.

Nunca se debe subestimar el desarrollo máximo que alcanzará una Euphyllia por lo que se debe tener en cuenta el lugar a elegir para su mantenimiento. En ejemplares de cierta talla es fácil encontrar pólipos cercanos a los 20 cm siendo incluiso posible observar tamaños rondando los 30 cm en aquellos ejemplares mantenidos en condiciones extraordinarias.

Respecto a la alimentación, substitutos del zooplancton e incluso trozos de alimento no demasiado pequeños  son bien aceptados por las Euphyllias. La frecuencia en su alimentación depende del individuo y pudiendo variar desde la alimentación semanal a la diaria. Sus necesidades de alimentación periódica puede ser incompatible con el mantenimiento de especies de coral duro más exigentes con los parámetros orgánicos acumulados en el tanque.

 

La calcificación en este género es variable, las especies de Euphyllia no son consideradas significantes para el crecimiento del arrecife, la reproducción en cautividad ocurre de forma regular pero está limitada a la reproducción asexual (rutina de fragmentación de la colonia ).

Todas las Eusphyllias requieren de un manejo cuidadoso durante el transorte y aclimatación, teniendo siempre la precaución de no sacarlas nunca del agua con sus pólipos extendidos. Burbujas de aire atrapadas al retrotraer el pólipo producen generalmente infecciones devastadoras causadas por protozoos. La dolencia más común en estos animales es la infección conocida como “Brown jelly”. Se manifiesta en distintas zonas de la colonia como una gelatina marrón que arruina rápidamente las cabezas cálcareas de la euphyllia de donde nacen los pólipos. Este conglomerado bacteriano es muy contagioso y si no se elimina a través del esquejado y baños de lugol puede llegar a infectar a otros colonias sanas de los alrededores. Animales dañados o en fase de aclimatación pueden ser consumidos totalmente en cuestión de horas siendo observable a simple vista la destrucción del tejido.

El control de la infección se lleva a cabo retirando los individuos infectados del acuario y en caso de ser posible retenerlos en cuarentena. Hay que tener en cuenta que es mejor retirar los individuos en bolsas de plástico ya que si los intentamos sacar del agua de la forma habitual el tejido dañado puede desprenderse más fácilmente y migrar a su antojo por nuestro acuario. En caso de no poder retirar el individuo del Acuario, recomendamos sifonar la parte dañada.

En este caso como en otros muchos de blanqueamiento coralino la rapidez en la actuación es el factor clave para no perder por completo la pieza afectada.

Resumen de necesidades: Luz de intensidad moderada, corriente no directa sobre la colonía, muy agresivas por contacto directo y cercanía. Dificultad de mantenimiento medio para ser un coral duro, al alcance de cualquier aficionado con cierta experiencia.

Principales especies del género

Euphyllia glabrescens – estructura calcárea arbórea. Pólipos de tamaño medio en forma de tentáculo similar al que presentan las anémonas. Color mayoritario de pólipos marrón o verde con puntas en tonalidades iridiscentes.

Euphyllia parancora – estructura calcárea arbórea. Pólipos en forma de hueso. Color del pólipo por lo general verde con tonalidades rosas a moradas en la parte que asemeja a un martillo.

Euphyllia paradivisa – estructura calcárea arbórea. Presenta pólipos subdivididos en numerosas terminaciones redondeadas. Color mayoritario verde con las puntas del tentáculo en tonalidades verdes iridiscentes.

Euphyllia ancora – Esqueleto coralino no arbóreo normalmente en forma de colmena en la base del nacimiento de los pólipos. Perfectamente reconocible por sus pólipos en forma de “C”. Presenta tonalidades desde el morado, rosáceo al verde fluorescente.

Euphyllia divisa – Esqueleto calcáreo arbóreo. Es similar en cuanto a la forma del pólipo a la morfología de la E. paradivisa con la diferencia de ser de mayor tamaño. Presenta de igual manera múltiples pólipos que surgen de cada brazo principal. Su color principal es el verde o amarillo con las puntas iridiscentes.

Euphyllia yaeyamensis – Esqueleto calcáreo. Pólipos cortos en forma de racimos compactos. Presenta tonalidades desde el morado al verde fluorescente.

Deja un comentario